Paréntesis

27 febrero 2010 7 comentarios

Tengo varios días del diario en borrador y otros tantos por escribir, pero voy a publicar este paréntesis temporal para anunciar que estoy en Chile y estoy bien. He llegado esta mañana a La Serena, donde el terremoto ha sido de 4 grados y aquí todo está dentro de la normalidad. No sé si anularán mi vuelo a la Isla de Pascua para el día 3 de marzo, porque el aeropuerto de Santiago estará cerrado hasta el día 2 y han evacuado parcialmente la isla; pero este lunes ire a informarme a la oficina de LAN y si me dicen que está todo correcto me ire a Santiago de Chile.

No llores por mí, Argentina; si cancelan el vuelo me ire a Rosario a pasar el cumpleaños.

Categorías:Uncategorized

Días 20, 21, 22 y 23: El Calafate y Torres del Paine

9 febrero 2010 2 comentarios

Diario de viaje: Día 20

31 de enero de 2010

Me he despertado sobre las 8:30 y al cabo de una hora hemos parado en Río Gallegos. Río Gallegos está más abajo que El Calafate –es donde tomaré el avión hacia Ushuaia- de modo que he hecho una vuelta bastante idiota. No sabía que este sería el recorrido, pero de todos modos es mejor que hayamos venido por la ruta 3, la de la costa este de Argentina; porque la ruta 40 es de gravilla y además de ser un viaje terrible hay bastantes puntos para que el autobús se estropee.

En Río Gallegos ha subido una pareja de Barcelona, aproximadamente de mi edad, que está pasando un mes por Argentina. He estado poniendo experiencias en común con ellos, lo típico, y luego me he puesto a transcribir en el ordenador lo que había escrito hasta el momento. Ya en El Calafate, he ido con los tres chicos de Estados Unidos hacia El Calafate Hostel. He dejado las cosas en mi habitación, he reservado las actividades que quiero hacer estos días (glaciar perito moreno, navegación por todos los glaciares y visita a Torres del Paine) y he ido con ellos a comer. Al acabar hemos dado una vuelta por el pueblo, y luego les he acompañado a reservar su actividad para mañana: Trekking de 4 horas sobre el glaciar Perito Moreno. Yo había reservado una excursión para ir a las pasarelas desde donde se puede ver el glaciar, pero al final me han dado envidia y me he apuntado con ellos. Son 650$, más el alquiler de unas botas y unos cubrepantalones, pero creo que va a valer la pena.

Ya de vuelta en el hostal, he ido a la cocina a preparar la cena y la comida para la excursión del día siguiente; allí he conocido a Agustina y Paula, dos chicas de capital que van hacer las mismas excursiones que yo en los próximos días, a excepción de mi improvisado trekking, el Big Ice.

Diario de viaje: Día 211 de febrero de 2010

Hemos montado en el autobús hacia el Parque Nacional Los Glaciares a eso de las 7 de la mañana. Al llegar hemos ido a las pasarelas a ver el Glaciar Perito Moreno, antes de empezar el Trekking.

Durante el paseo por las pasarelas hemos visto un par de desprendimientos. La verdad es que el glaciar es impresionante, con ese tamaño, esas formas y esos tonos azulados. Después hemos vuelto al micro para montar en un barco que nos ha llevado al otro lado del río. Cuando nos dirigíamos al campamento del bosque que está junto al glaciar, donde nos iban a dar los grampones para poder andar sobre el hielo, hemos visto como un témpano enorme de hielo se ha desprendido hundiéndose en el agua; 5 segundos después ha emergido. Ha sido alucinante, parecía como si alguien le hubiera dado al botón de rewind.

Antes de ponernos los grampones hemos hecho una caminata de hora y media de ascenso por el bosque que ha sido matadora, pero las vistas eran también preciosas. Por el camino hemos visto a la gente que hacía el minitrekking, una caminata más corta por la parte del glacier que tiene menos desniveles.

Ya en la superficie del glaciar, nos hemos puesto los grampones y hemos empezado la excursión. No pensé que fuera tan alucinante la experiencia de andar sobre el glaciar; es lo más bonito que he visto en toda mi vida. A pesar de que las botas me han estado haciendo llagas durante toda la caminata, he disfrutado muchísimo de las formas del hielo, los ríos de agua azulada e incluso hemos visto una cascada interna.

Hemos vuelto al campamento al cabo de 3 horas de caminata. Se suponía que eran 4, pero creo que se ha acortado porque uno de los que iban en la excursión ha vomitado 4 ó 5 veces. Antes de embarcar de nuevo para volver a El Calafate, Samuel, Daniel, Ariev y yo nos hemos sentado a observar el glaciar.

En el barco nos han dado un vaso de whisky con hielo del glaciar y un alfajor y en el autobús hemos caído todos muertos de sueño.

Ya de vuelta, he preparado la comida para mañana y me he ido a cenar con los yankees a un bar muy cutre y con decoración navideña –pero barato- que nos recomendó la pareja de catalanes. Hemos comido con ellos y luego hemos vuelto al hostal para intercambiar las fotos del Perito Moreno, ya que Dan y Sam se van mañana de excursión a El Chaltén y no les veré hasta dentro de unos meses, cuando ya esté instalada en Buenos Aires.

Diario de viaje: Día 22
Diario de viaje: Día 22

2 de febrero de 2010

Desde que he empezado el viaje no he dormido 8 horas ningún día. Siempre soy la que antes se levanta en la habitación y a menudo la última que se acuesta. Hoy nos han venido a recoger a las 7:15 para llevarnos a hacer la navegación por el parque y avistar el glaciar Upsala (el más grande de todos) y otros glaciares de la zona.

Ayer tuve que pagar entrada de turista porque al ir con los yankees se notaba que no era autóctona, pero hoy como he ido con Pau y Agus he pagado la entrada nacional, como el resto de veces.

Hemos embarcado a las 10:30 en un barco muy pijo lleno de adultos. La mayoría de las excursiones concertadas son así, para jubilados. Hemos tomado unos mates aprovechando que quedaba un rato para acercarnos hasta el primero de los glaciares.

Hemos ido hasta cerca del glaciar Upsala, pero no hemos podido verlo de cerca porque había demasiados témpanos de hielo desprendidos, y tampoco hemos podido ir a la Bahía Onelli donde íbamos a desembarcar, pero para compensarnos hemos ido a ver el Perito Moreno (otra vez).

En total, hemos visto el glaciar Spegazzini, que es el más alto de todos, otro glaciar más pequeño que estaba en la cuenca de una montaña y el Perito Moreno. Como en la otra navegación que hice para ver el Bosque de Arrayanes y la isla Victoria, se me ha hecho muy pesado estar todo el rato encerrada, pero la verdad es que me lo he pasado muy bien con estas dos chicas.

Al acabar hemos vuelto a El Calafate, durmiendo en el autobús, como siempre. No sé qué me pasa, pero me quedo dormida en todas partes y casi siempre con la baba asomando.

Diario de viaje: Día 23
Diario de viaje: Día 23

3 de febrero de 2010

Hoy nos hemos pegado la gran madrugada. Hemos ido a ver al Parque Nacional Torres del Paine, en Chile, y el autobús ha salido a las 5:30 de la madrugada. Sobra decir que la mayor parte del trayecto la hemos pasado durmiendo. Hemos llegado a la frontera sobre las 10 de la mañana, donde me han sellado el visado y nos han revisado las mochilas para comprobar que no lleváramos frutas, verduras o carne.

Al parque hemos entrado pasadas las 11 de la mañana. Esta excursión normalmente se hace a pie en 3 ó 4 días, haciendo un recorrido llamado “W”. Nosotras hemos vuelto a hacer la excursión de jubilados, y menos mal, porque yo tengo los pies llenos de ampollas por culpa de las botas que alquilé para hacer el treking en el Moreno.

Hemos visto las tres torres, varios lagos y montañas y una cascada; además de guanacos (llamas salvajes); y sobre las 17h hemos ido al micro para volver a cruzar la frontera. Les he preguntado si mi visado de 3 meses empezaba desde 0 hoy y me han dicho que sí, que cada vez que cruce la frontera tendré un nuevo visado de 3 meses, así que no puedo estar todo el tiempo que quiera en el país. Aún así no creo que me quede para cuando empiece a hacer frío.

La vuelta a El Calafate ha sido bastante angustiosa. He intentado dormirme, pero no podía porque salía aire frío; así que he ido a decírselo al conductor. Me ha contestado que acababa de poner el caliente –mentira- así que me he sentado y me he dedicado a observarle a través del retrovisor. Había puesto el aire frío porque se estaba durmiendo. Se le caía la cabeza cada 20 segundos y cerraba los ojos cada 15, así que he estado más de 2 horas mirándole fijamente con impotencia para asegurarme de que no los cerraba durante mucho tiempo.

Hemos llegado una hora más tarde de lo previsto al hostal, como a las 22:30, y hemos estado cenando y hablando con Ariav. A la 1 nos hemos despedido y nos hemos ido a dormir. Es una suerte, porque Pau y Agus van a ir a Ushuaia el viernes por la noche, así que coincidiremos un día las 3 allí.

Curiosidades:

1. El sobrenombre de ‘Patricia’ en Argentina es “Pato“.

2. El color azul de los glaciares se debe a la reflexión de las ondas de la luz, dado que la onda azul es la más potente. La intensidad del color se debe a la compactación del hielo.

3. El glaciar Perito Moreno es el más popular del Parque Nacional porque es el que más desprendimientos de hielo tiene. Su superficie es mayor al de la ciudad de Buenos Aires y su altura sobre el nivel del río es de 60 metros y por debajo del mismo dobla su tamaño.

4. Las aguas del río y el lago Argentino, el lago que baña el Parque Nacional, tienen un color muy lechoso que las hace opacas.

5. La ciudad de El Calafate debe su nombre a dicha fruta, que abunda en la región. Se parece mucho a la grosella y de ella se hacen helados y dulces (mermelada).

6. En argentina la ‘b’ y ‘v’ son “be larga” y “be corta” y la ‘w’ “doble ve”. En Chile se dice como en España.

Días 17, 18 y 19: El Bolsón

5 febrero 2010 3 comentarios

Diario de Viaje: Día 17

28 de enero de 2010

Me he despertado a las 7 para seguir escribiendo lo que he hecho estos días y para contactar con plataforma10 y pedirles que me devuelvan el dinero del billete de Neuquén a San Martín en el que viajé de polizón.

Cuando los chicos han bajado he desayunado con ellos: panecillos con mantequilla y mermelada de frambuesa, todo casero, una delicia. Al acabar hemos llamado a un remis que nos ha llevado a la base del Piltiquitrón. Hemos recorrido un camino muy empinado hasta el bosque tallado, un bosque cuyos árboles fueron tallados tras haber sido chamuscados en un incendio a finales de los 80. Uno de esos árboles sirvió de inspiración para la creación del personaje de los Ents (los árboles gigantes que caminan en El Señor de los anillos).

Después de sacar algunas fotos, hemos seguido el ascenso hasta una cabaña donde está el mirador. Una vez allí, las chicas han querido probar la pizza casera, así que Rami, Mauro y yo hemos bajado hasta el pueblo para ir a comer a la feria de artesanos que montan cada martes, jueves, sábado y domingo. Hemos comido con Vicky y Luciana, las dos chicas que iban a ir justo después a hacer la excursión y hemos dado una vuelta para comprar algunos regalos. Yo sólo me he comprado una trenza para usarla a modo de diadema porque ya llevo la mochila bastante llena.

Luego nos hemos reunido con Gimena, Giuli y Anita, las chicas que comieron la pizza en la montaña y fuimos a tomar un helado a Jauja, una heladería artesanal muy famosa en El Bolsón y en Bariloche. Como todavía era pronto, hemos apurado un poco el día yendo a el Lago Puelo en autobús, aunque ya hacía un poco de frío, pero por lo menos podemos decir que hemos visto algo más.

Ya de vuelta al hostal, he parado en el supermercado para comprar la cena. Al tener una cocina compartida, resulta bastante engorroso cocinar, pero es lo más económico. Luego hemos ido a tomar algo al bar del hostal. Me he pedido un daiquiri, pero me he quedado con ganas de probar la Amarula, un licor que proviene de un fruto, la marula, con el que se emborrachan los animales de las zonas de África donde los hay. Dicen que sabe como el Baileys, pero yo hace tiempo que tengo ganas de probarlo porque en un trabajo de la universidad usamos ese ingrediente como parte de la receta para la creación y promoción de un nuevo producto.

Diario de viaje: Día 18
Diario de viaje: Día 18

29 de enero de 2010

Hoy ha llovido hasta las 14h, así que hemos tenido que anular la caminata/cabalgata que teníamos pensado hacer hasta el Cajón del Azul, un lago que está en un precipicio, donde precisamente murió un chico hace apenas una semana porque resbaló y cayó al río cuando le estaban tomando una foto. El grupo de Tigre no sabía qué hacer, así que yo me he apuntado a una excursión a caballo con otra chica del hostal. Tenía pensado montar a caballo en El Calafate, mi siguiente parada, pero aquí es más económico y es el doble de tiempo. Hemos estado cabalgando 4 horas y hemos visitado la Cascada Escondida y la Cabeza del indio, una roca cuyo perfil tiene la forma de una cara. Lo de que es cara de indio es bastante gratuito, en la excursión al bosque de arrayanes y la isla Victoria también había unas montañas cuyo perfil recordaba al de un hombre y también dijeron que era un indio.

En cuanto a la cabalgata, mi caballo casi me tira las dos veces que hemos cruzado el lago. Aún así ha sido, junto con el rafting, de las mejores excursiones que he hecho por el momento.

Al acabar, he vuelto con Marian al hostal porque me había quedado sin saldo y sin batería para llamar a la mitad del grupo que se había ido al centro; y me he ido de nuevo para allí con los que estaban en el hostal. Hemos ido a un restaurante a cenar cordero patagónico. Buenísimo. Luego hemos vuelto al hostal, ellos se van mañana a las 9 de la mañana y yo algo más tarde, a las 11:40.

Diario de viaje: Día 19

30 de enero de 2010

Esta mañana ha sido movidita. Mucha gente se ha ido hoy y otra tanta se va de excursión 5 días. He despedido a los chicos de Tigre, he desayunado, me he preparado la mochila y he tomado un remis hasta la parada del autobús. He pasado el resto del día en un bus camino a El Calafate. El viaje serán 25 horas en total, llegaré mañana sobre las 13:30.

De momento en lo que llevo de viaje, El Bolsón ha sido donde más españoles me he encontrado. En mi habitación había un vasco que aprovechando el paro se ha venido a recorrer parte de Sudamérica, en la otra había pareja de Barcelona que va a estar todo un año recorriendo Sudamérica; y en el restaurante donde cenamos anoche uno de los camareros era también de Barcelona y llevaba ya 3 años aquí.

En el resto de lugares no he encontrado españoles, a excepción de un madrileño en Mar del Plata que llevaba 3 ó 4 años aquí y una chica de Vitoria que trabaja en el hostal de Bariloche desde hace medio año.

La verdad es que es bastante fácil conocer gente si viajas solo, de momento ya tengo más de 20 números de teléfono en mi móvil argentino, aunque resulta agotador. Las primeras tomas de contacto con la gente son siempre iguales; no sé cuántas veces habré repetido de dónde soy, qué voy a visitar y qué hago aquí. Además a la mayoría de la gente no la sueleo tratar durante más de 1 ó 2 días, porque en cada lugar no estoy más de 4; así que con algunas personas te queda la sensación de que con algo más de tiempo se podría entablar una amistad. La suerte es que como la mayoría de la gente que conozco es de Buenos Aires y tengo pensado quedarme allí un par de meses, no siento haber invertido tiempo en una relación con alguien a quien no veré nunca más.

Por otro lado, muchas veces prefiero estar sola; supongo que porque anteriormente me dedicaba mucho tiempo a mí misma, sobretodo por la noche, y aquí no me suelo acostar más tarde de la 1. Y bueno, en cuanto a Internet; apenas me conecto, no tengo tiempo para ello y tampoco siento la necesidad que sentiría en Barcelona.

Volviendo al resumen del día; En el autobús de El Bolsón a El Calafate viajan tres chicos de Nueva York con los que hice rafting en el río Manso, aunque están en el piso de arriba y sólo hablo con ellos cuando bajamos a hacer alguna parada. Durante el trayecto he seguido escribiendo para el blog y he visto varias películas: La parte final de Sherlock Holmes, con unos subítulos pésimos que no ayudaban nada a entender a Robert Downey Jr. hablando tan rápido y con acento británico antiguo; 2012 en inglés y con subtítulos decentes; y  Ghost city y I love you, man, la última de mi amado Jason Segel, pero en mexicano. He preferido leer los subtítulos en inglés porque el doblaje es pésimo; además del acento, hay muchas cosas que podrían haber traducido literalmente y seguirían siendo graciosas, pero que traducen gratuitamente y mal.

Luego han puesto una película de acción, pero ya me dolían los ojos; así que he preferido dormir.

Días 15 y 16: Bariloche y El Bolsón

4 febrero 2010 2 comentarios

Diario de Viaje: Día 1526 de enero de 2010

Hoy me he levantado y he ido a hacer una excursión organizada cerca de Villa la Angostura. Un autobús me ha recogido a mí y a otras dos chicas que se alojan en el hostel que está junto al mío y hemos ido con más gente en un autobús hasta el Parque Nacional Arrayanes, donde hemos navegado durante 1 hora en el lago Nahuel Huapi para llegar al bosque de Arrayanes, que está poblado por árboles de esa especie, obviamente. Dicen que la cabaña de ese parque es la de la película Bambi.

Hemos paseado por allí durante 40 minutos y hemos vuelto a embarcar para ir a la isla Victoria, donde hemos tenido tiempo libre para comer y tomar el sol en una playa de arena volcánica.

A las 17.30 hemos vuelto a embarcar, otra vez, para salir del parque. La excursión está bastante bien, pero se hace muy pesado pasar tanto tiempo en el barco.

Ya de vuelta, he cenado con mis compis de habitación, nos hemos tomado unas cervezas y nos hemos acostado.

Diario de Viaje: Día 16

27 de enero de 2010

Hoy también he madrugado, para variar. He preparado el equipaje he ido a hacer ráfting el río Manso, cerca de Río Villegas, donde me he quedad para tomar un bus hacia El Bolsón, mi siguiente destino.

Hemos ido unas 12 personas en una furgoneta hasta un campamento que está a unos kilómetros del río Manso, a hacer un segundo desayuno y equiparnos con el neopreno, el chaleco salvavidas y el casco. De allí hemos tomado de nuevo la furgoneta hasta el río, donde hemos montado en las balsas.

Ha sido la primera vez que hacía ráfting, y ha sido muy divertido, sobretodo porque en uno de los rápidos nos hemos caído todos de la balsa. El río cruza la frontera de Chile y es de nivel 3 y medio (el máximo es de 5, creo); tiene 10 rápidos en total. El tramo antes del último rápido nos hemos tirado al agua y nos hemos dejado llevar por la corriente. El agua estaba helada, para variar.

Nos hemos puesto ropa seca y hemos vuelto al campamento para comer un asado. Luego me han dejado en la parada de Río Villegas, donde he tomado el bus hasta El Bolsón.

He llegado a El Bolsón por la tarde y he tomado un remis (taxi que en teoría es más económico) hacia el hostal El Pueblito. Las dos chicas de mi habitación en Bariloche se alojaron allí y me dijeron que es muy hippie. En realidad, El Bolsón es en sí lo es; está en un valle entre dos cordilleras de montañas y de aquí son típicos los productos artesanales como las mermeladas de frutas, la mantequilla y la cerveza.

El hostal está a las afueras del pueblo, y se puede llegar a él en colectivo (pasa uno cada hora) o en remis. Es una casa de madera situada al lado de un riachuelo, con un patio trasero con amacas colgadas de los árboles, una pequeña cancha de fútbol y una cabaña de madera que hace las veces de bar. En ninguno de los hostales está permitido entrar alcohol, de modo que hacen negocio con esto.

Marcel, uno de los que trabajan en el hostal, me ha enseñado la casa y me ha dado un mapa indicándome las excursiones que hay disponibles. Esta vez estoy en una habitación mixta con 11 personas más, pero después de haber hecho el camino de Santiago compartiendo habitación con más de 50 personas no creo que me resulte molesto; en realidad así es más fácil conocer gente. Lo malo de compartir habitación con desconocidos es que si no te acuestas el primero tienes que ser silencioso y alumbrarte con una linterna o el móvil y todo lo contrario por la mañana; y que tienes que ser ordenado, cosa que a mí me resulta difícil porque soy una gran acaparadora del espacio.

Después de instalarme, me he conectado un rato, me he duchado, he lavado mi ropa y he bajado a cenar. En este hostal la cena no está incluida, pero como no he tenido tiempo de ir al supermercado, me ha tocado pagar 32$ por un plato de pasta. He compartido mesa y cena con algunas de las personas que han llegado hoy al hostal. Una chica de Berlín y tres chicas que viven cerca del Tigre (Buenos Aires) que han venido con otras dos chicas y dos chicos más. Les he preguntado qué iban a hacer mañana y pasado porque para los lugares que yo quiero visitar hace falta tomar un taxi hasta la base de la montaña y cuesta 90$ y 30 y pico cada uno, así que compartir me sale mejor. Ellos tienen pensado hacer lo mismo que yo, así que les he dicho que cuenten conmigo: Mañana iremos 6 de nosotros al monte Piltriquitrón por la mañana y por la tarde a la feria que hacen en el pueblo y las otras dos chicas harán justo lo contrario.

Categorías:Uncategorized

Días 11, 12, 13 y 14: San Martín de los Andes y Bariloche

29 enero 2010 6 comentarios

Diario de viaje: día 1122 de enero de 2010

He llegado a Neuquén a las 9:30 de la mañana, una hora más tarde de lo previsto. A las 11.15 fui a agarrar el bus de Neuquén a San Martín de los Andes, con la compañía Albus; pero cuando iba a ocupar mi butaca, la nº 4, estaba ocupada por alguien en cuyo billete rezaba también la butaca número 4. Bajé a hablar con los conductores y al parecer habían extraviado mi billete porque yo lo reservé por Internet desde una compañía que opera con varias empresas. Como consecuencia, no tenía asiento asignado, así que el chofer me dijo que me sentara en un asiento libre que había y que más adelante, cuando subiera el pasajero que iba  a ocuparlo, ya veríamos qué hacíamos. Me quedé dormida y 2 horas después me despertó un hombre que tenía el asiento en el que yo estaba. Me levanté y fui a la cabina bastante ofuscada porque encima habían repartido el almuerzo y a mí no me habían dejado nada; y acabé viajando en cabina con ellos, tomando mates y mascando hojas de coca. En cuanto al almuerzo (la comida, aquí lo llaman correctamente), tuve que conformarme con un par de alfajores.

De todos modos, me contaron que hacía una semana uno de los choferes de Albús había muerto a raíz de un fiambre caducado que repartieron en el trayecto.

Al llegar a San Martín, a las 18:30, Lourdes -mi excompañera de trabajo, que vive desde hace dos semanas en San Martín de los Andes- estaba en la estación esperándome. Hemos dado una vuelta por el pueblo, nos hemos sentado un rato junto al lago Lacar y he reservado un tour para mañana para el lago Huechulafquen, el lago Paimún y el volcán Lanín; y otro para el lunes, para hacer el lunes la ruta de los Siete Lagos hasta Bariloche, mi siguiente destino. Después hemos recogido a Miguel -su novio- en el trabajo y hemos ido a casa a preparar unos choripanes para cenar. Antes he ido a ducharme, pero el agua estaba cortada sin previo aviso, así que me he acostado rezando porque mañana sí haya agua.

Diario de viaje: día 1223 de enero de 2010

A las 8 de la mañana tampoco había agua. Me he limpiado como he podido con unas toallitas húmedas y Lourdes me ha bajado a la agencia para que me recogiera la furgoneta de la excursión. Ella y Miguel no han podido acompañarme porque trabajaban hoy. He visitado el pueblo de Junín de los Andes y el Parque Nacional Lanín, con los lagos Huechulafquen y Paimún y el volcán Lanín.

Me he bañado en el primero de los lagos, tenía el agua helada porque al igual que todos los lagos de la Patagonia argentina, proviene de glaciares; pero este lago tiene el agua especialmente fria porque es más profundo. Según dijo la guía estos lagos alcanzan un máximo de 12 grados en verano.

Al acabar la excursión hemos vuelto a San Martín por un camino lleno de baches.

Esta noche, para cenar, Lou y Miguel me han preparado empanadas de carne caseras, y luego nos hemos acostado. Por fin he podido ducharme tras más de dos días de sequía corporal.

Por cierto, me han timado con el móvil, la batería no me dura ni un sólo día.

Diario de viaje: día 1324 de enero de 2010

Hoy nos hemos levantado un poco más tarde y hemos ido al lago Lolog con unos amigos de Lou y Miguel, en plan domingueros. La intención era ir por la tarde al lago Quila Quina, porque además estaba allí una chica que conocí en la excursión de ayer, pero en coche estaba complicado porque había mucho precipicio y a la hora a la que queríamos ir muchos coches volvían de allí, y en el embarcadero nos dijeron que ya no había  más barcos para llegar por mar.

En cuanto a San Martín de los Andes, es un pueblo precioso. Está asentado en un valle bañado por un gran lago -el Lacar- y todas sus casas son de madera, incluso el supermercado. Me recuerda mucho a Suiza.

Diario de viaje: día 1425 de enero de 2010

A las 8 am Lourdes y Miguel me han dejado frente a la agencia. Nos hemos despedido porque la excursión de hoy es una ruta por 7 lagos que une San Martín de los Andes y Villa la Angostura; y de allí he llegado a Bariloche, donde me quedaré un par de días más.

Se suponía que nos quedábamos a comer en Villa la Angostura y llegábamos a Bariloche a media tarde, pero el chofer nos ha dicho que como todos íbamos a quedarnos en Bariloche, iríamos directos. Así que hemos hecho la ruta por los siete lagos: Lacar, Machonico, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso y Espejo parando para sacar algunas fotos, pero no nos hemos quedado a descansar en ninguno. Hemos estado una horita por Villa la Angostura, un pueblo muy tranquilo que da a las aguas del lago Nahuel Huapi.

A eso de las 14h hemos llegado a Bariloche. He ido al hostal a dejar  mis cosas en la habitación compartida que reservé y he ido a comer y a dar una vuelta por la ciudad. Quería visitar el museo, pero al ser lunes estaba cerrado; así que he visto el centro cívico, he callejeado un poco y me he comprado unos chocolates para merendar. En esta ciudad son típicos los chocolates y está lleno de tiendas de dulces.

Ya por la tarde he vuelto al hostal, me he conectado y por la noche he ido a cenar en el bar, porque está incluído en el precio. Allí he conocido a un chico holandés, Ramón, que está viviendo una temporada en Chile y ha cruzado a Argentina para renovar el visado; se parece muchísimo a un amigo mío que tal vez venga a visitarme a mediados de febrero primeros de marzo.

Al volver a la habitación he visto por fin a dos de mis compañeras de cuarto, dos porteñas muy simpáticas. Una de ellas se parece mucho a mí, así que tendré que añadirla a mi colección de clones.

Hemos estado hablando hasta la 1 am y luego hemos caído rendidas. Mañana tengo una excursión al bosque de Arrayanes y al lago Victoria, en el parque nacional Nahuel Huapi.

Curiosidades:

1 – En las playas argentinas las mujeres no hacen topless, pero la mayoría de ellas lleva tanga.

2- En el norte de Argentina en verano se toma tereré, yerba mate con zumo de naranja en vez de agua caliente.

Categorías:Uncategorized

Días 7, 8, 9 y 10: Mar del Plata

28 enero 2010 2 comentarios

Diario de viaje: Día 7
18 de enero de 2010.

He llegado a las 11.30 y he tomado un microbús hacia el hostal, que está en el barrio de Playa de los lobos, a una hora aproximadamente de Mar del Plata, en las playas del sur.

Reservé habitación compartida, pero me han puesto en una doble porque el resto estaba a tope; hoy dormiré sola, pero tal vez el resto de días pongan a alguien. He tenido que pagar todo en efectivo, una jugada, porque va a ser así con todos los hostales y las excursiones y me va a tocar sacar dinero del cajero.

El albergue está alejado de todo, pero tiene en frente una playa en un acantilado muy tranquilita. He ido a comer a un restaurante donde he probado por fin la provoleta (no está mal, pero es como comerse una masa de queso mozzarella con cuchillo) y me he atrevido a probar los chinchulines, tripa de vaca, pero no he comido más que un bocado porque tenían un sabor muy fuerte y la piel estaba dura.

IMG_7418_1024x768

Luego he ido a la playa, a pesar de que estaba muy nublado. He caminado hasta el final de la playa (es muy pequeñita) y me he sentado un rato, hasta que ha pasado por ahí una pareja que me ha pedido que les hiciera una foto; he estado hablando con ellos y me han dicho que se iban a ver la reserva de los lobos marinos en la escollera de Mar del Plata, así que me he ido con ellos en coche; luego hemos paseado por las playas y me han llevado de vuelta al hostal.

Antes de salir de la playa me han presentado a una chica que estuvo viviendo 3 años en Ibiza y que me dijo que el “bañero” de la playa le estaba enseñando a hacer surf y mañana por la tarde habían quedado si hacía bueno, así que le dije que me apuntaba porque ya tenía intención de tomar una clase de surf que venía anunciada en el hostal.

Diario de viaje: día 8

19 de enero de 2010

Día de lluvia. Así que he aprovechado para ir a visitar Mar del Plata. Óscar -el chico que hace el turno de noche en el hostal- me ha acompañado hasta el centro y ame ha dicho cómo llegar al Museo del Mar. Este museo tiene la mayor colección de conchas y caracolas marinas, donada por el dueño de los alfajores Havana.

Al acabar fui a dar un paseo por la ciudad y me encontré con una tienda de juguetes que tenía todo el escaparate lleno de muñecos y cosas con forma de rana. Me compré un monedero para mi colección.

Los planes de hacer surf gratis eran inviables, pero la pareja que conocí ayer me invitó a hacer un asado en su apartamento, así que les envié un sms. No podían. Me fui a la estación a comprar el boleto de Mar del Plata a Neuquén para enlazar a San Martín de los Andes.

Ya en el hostal, he bajado a prepararme la cena y me he encontrado con un grupo de argentinos que estaba preparando un asado para celebrar su última noche. A pesar de que ya había cenado, me han obligado a beber cerveza y a sentarme con ellos a la mesa a probar el asado. Son 5 chicos, 4 de ellos viven en Rosario (Santa Fe) y otro en Buenos Aires. Al final he acabado yéndome con ellos “de boliches“, encajada como he podido en la parte de atrás de su coche.

Después de entrar en un par de boliches, hemos ido a por unos churros de dulce de leche a Manolo’s y nos hemos ido a desayunar al hostal.

Diario de viaje: Día 920 de enero de 2010

11:30 am. Los chicos habían decidido quedarse un día más, así que tal y como habíamos quedado antes de acostarnos, me he levantado y me he preparado para mi primer día de playa en condiciones. He ido a buscar a los chicos a su habitación y hemos pasado por el supermercado antes de ir a la playa Abrakhadabra, donde hemos pasado todo el día tomando el sol, bebiendo mate, intentando sobrevivir a las olas y a la pérdida de bañadores (imposible para algunos) y a sobre las 19h hemos pasado a las cervezas, igual que el resto de la playa. Los bares de la playa han puesto la música a todo trapo y la gente se ha puesto a bailar, tirar espuma, cohetes y a hacer hogueras de metro y medio que la gente atravesaba sin ningún miramiento. La verdad es que ha sido un día genial.

IMG_7548_1024x768

Cuando han apagado la música, a eso de las 21.30, nos hemos ido al hostal a prepararnos unos spaguettis a la carbonara acompañados de kalimotxo y nos hemos despedido entre abrazos. Así que me toca modificar la ruta: De  Córdoba pasaré a Rosario y de allá me ire para Iguazú o directamente a Salta, dejando las cataratas para más adelante.

Diario de viaje: Día 1021 de enero de 2010

Me he despertado derrotada. Hoy ha sido mi último día en Mar del Plata, así que he ido un rato a la playa frente al hostal y luego he ido a Playa Grande en Mar del Plata a tomar una clase de surf. Las prácticas sobre la arena parecían fáciles, pero ponerte de pie sobre la tabla cuando está en el agua resulta bastante más difícil; aún así me sostuve con 3 ó 4 olas.

Después de ducharme en el hostel que está allí cerca, me he comprado un cannoli. EL HELADO. Es increíble:

IMG_7577_576x768

Después de perder el bus que me llevaba de vuelta a mi hostal, he preparado el equipaje a toda prisa y he ido a la parada del bus que me llevaba a Miramar, de donde he salido hacia Neuquén para enlazar a San Martín de los Andes. Eran las 20h y todavía no había pasado, así que con toda mi desesperación he hecho autostop pero nadie me hacía caso. Finalmente ha llegado a las 20:10, lleno de gente. Iba muy muy justa de tiempo, así que se lo dije al conductor y le metió caña. Además al llegar un chico se ofreció a llevarme la mochila y acompañarme a la estación, corriendo. Justo cuando llegamos apareció el autobús. Coche-cama, 12h para Neuquén.

Curiosidades:

1- Existe (por lo menos en Mar del Plata) la figura del “gorrilla”, aunque aquí se refieren a ellos como “cuidadores”. También llevan gorra.

2- En las carreteras tienen altares rojos en honor al Gauchito Gil y otros con botellas de agua para la Difunta correa

3- Tienen la basura en jaulas o incluso colgadas de los árboles. Supongo que esto se debe a que hay una gran cantidad de perros abandonados y es la única manera de que no rompan la bolsas en busca de comida.

4- Venden agua caliente en las playas, para el mate.

Categorías:Mar del Plata

Día 6: Último día en Buenos Aires

17 enero 2010 3 comentarios

Día 6
Domingo, 17 de enero de 2010.

<<Inciso: En realidad he transcrito esto en fecha 25 de enero, porque hasta ahora no he tenido tiempo ni conexión para poder actualizar. A partir de ahora haré un resumen para cada etapa del viaje.>>

Hoy también he visto amanecer; y no sólo eso,  he visto el sol en todo lo alto (¿por qué no existe un verbo para eso?) y he visto anochecer. Es más, he dormido una hora y he vuelto a ver amanecer mientras iba a la estación de omnibús. Pero ya tengo el calendario de viaje, he amanecido con parte de él tatuado en mi cuerpo:

Mementicil

Sé con bastante certeza dónde estaré cada día, qué visitaré, dónde me alojaré, qué autobuses tomaré y en qué horario; aunque seguramente haga cambiaos durante el viaje. También he calculado cuántas horas estaré en carretera, sin contar el traslado a excursiones: 224 horas. El trayecto más largo será el de Bariloche a El Calafate (25h). No lo he calculado en kilómetros, aún.
Preparar la mochila ha sido bastante difícil, Llevo una mochila de acampada de 60 litros y he tenido que empacar ropa de verano y ropa de invierno, además de calzado, neceser, toallas y demás. También llevo una mochila más pequeña con el portátil, la cámara y otras cosas de valor. Voy muy cargada. Cuando he acabado de preparar el equipaje era muy tarde, así que me he acostado 1 hora, me he duchado y he ido a la estación de Retiro a tomar un omnibus de Buenos Aires a Mar del Plata. La estación es realmente grande y su funcionamiento es muy parecido al de los aeropuertos: Hay varias puertas de embarque a las que se accede por sectores de preembarque, que son unas pequeñas estancias de paso que separan la zona de espera donde están los monitores donde se indica la puerta de embarque de cada autobús.
He dormido bastante durante el camino porque iba en cama, son asientos reclinables hasta 160º con reposa piernas, realmente cómodo; si los autobuses de España fueran así viajaría en autobús más a menudo.

Curiosidades del día:

1- Aquí también usan la marcación alfanumérica, como en Estados Unidos.
2- Nunca ponen hielo en las bebidas.
3- En los autobuses las mochilas las cargan unos mozos que esperan una propina. Las mochilas las etiquetan y te dan la otra perte para que no haya problemas al descargarlas.

Categorías:Buenos Aires Etiquetas: